Review C5 Apartmani

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

apartmani spanski
srpski english deutche ruski espanola francaise itali
Zemun
zemun strane

zemunpratece ruski

Zemun, acurrucado en la orilla derecha del poderoso Danubio, está relacionado con Belgrado de manera territorial, cultural, económica y de tráfico. Forma parte de Belgrado desde el año 1934. Dicho establecimiento lo formaron los celtas. En el siglo I d.C. los romanos crearon su fortaleza allí, después vinieron los eslavos, combatieron los húngaros y los bizantinos y lo destruyeron los turcos. El príncipe Eugenio de Saboya lo quitó de los turcos, así que en los siguientes 200 años estaba bajo el reino de la Casa de Habsburgo. Durante la historia, Zemun cambiaba su nombre. Los celtas lo llamaron Taurunum, después vinieron los nombres Mallevilla (“la ciudad mala” en la crónica de Albertus Aquensis, el cronista de la Primera cruzada), Semlin, un nombre de los austríacos, y Zimony, de los húngaros.
Gardos (el nombre húngaro), es la parte más famosa de Zemun, cuyo ambiente sigue siendo intacto. Dentro de las calles sinuosas, obtiene su valor gracias a las construcciones pequeñas y bajas, algunas antiguas, hechas de madera y barro, y dos complejos – la Iglesia de San Nicolás, y el resto de las murallas de la fortaleza medieval, junto con la Torre del Milenio, a la cual los ciudadanos le dieron el nombre de la Torre de Sibinjanin Janko y que representaba uno de los cinco puntos finales del Ìmperio austrohúngaro de aquella época. Espontáneamente, se hicieron los nombres de las calles vecinas: Alta, Vieja, Empinada, Estrecha, Remera, etc. Gardos es el motivo pintoresco más bonito de Zemun. Vale la pena conocerlo de cerca, montar hasta la Torre de Sibinjanin Janko de donde se extiende la vista a Zemun entero, al Danubio y a Belgrado. La Iglesia de San Nicolás es la iglesia más antigua que está conservada en Zemun. Fue construida entre 1745 y 1752, de estilo barroco. Allí se encuentra una de las iconostasis más valiosas. La Iglesia de la Virgen fue construida en 1780 por los serbios, los aromunes y los griegos. La Iglesia Católica fue terminada 15 años después. La Iglesia de la Santísima Trinidad en Gornja Varos fue construida en 1842.
La Iglesia católica de San Roque y la Iglesia ortodoxa de San arcángel Gabriel está en el área de Kontumac. En esa área, la muralla defensiva y el pilar monumental guardan recuerdo al año 1883 cuando  a Alphonse de Lamartine, un escritor y político francés, le pusieron en cuarentena durante su regreso de Serbia.
En la confluencia del río Sava al Danubio está la Gran Isla de Guerra, antiguamente conocida como un punto importante, tanto militar como estratégico, para la conquista o la defensa de Belgrado. Hoy en día es uno de los parques naturales de los aves más bonitos, el lugar favorito de los amantes de la naturaleza. Se menciona por primera vez en el siglo XVI. Después de la Primera Guerra Mundial, en la parte norteña de la isla fue construida una playa de arena, Lido, que poco después recibió el sobrenombre de
una de las playas fluviales más bonitas de Europa. Durante el verano, la visitan
más de 10 mil de los habitantes de Zemun, encontrando en ella el mundo
perdido del silencio y del romanticismo.
El casco antiguo de Zemun es el alma turística de Belgrado, Gardos, la colina a 120m sobre el nivel del mar, declarado monumento de la cultura, es el lugar pintoresco de Zemun que tiene un ambiente especial y también tiene mucho valor. En la historia, está conocido como un barrio de los pescadores, los artesanos y los verduleros, formado durante la segunda mitad del siglo XVIII. La fortaleza litoral al lado del Danubio fue construida entre 1886 y 1889. El muelle fortificado, los caminos con los superficies verdes bien cuidados, muchos restaurantes en la orilla y sobre el río, presentan el sitio favorito de los habitantes de Zemun y de sus invitados. El olor de la sopa de pescado, el son de la guitarra y el canto de los pescadores locales son solo algunas formas de escapar del ruido de la gran ciudad y disfrutar del encanto del poderoso Danubio. En las terrazas de los muchos restaurantes sobre el río, tomando las mejores especialidades del pescado y la copa del buen vino tinto, uno se puede relajar escuchando los sonidos rítmicos
de las olas del Danubio. Zemun aparece a lo del pasado, donde todo se
mueva con un paso fácil, libre y agradable para los visitantes.
Zemun se quiere o no se conoce…

copyright 2013 GRADES CC. All rights reserved.